EL MISTERIO DE LOS CIELOS...
EL MISTERIO DE LA PASCUA
CUARESMA
EL LIMBO
ÁNGELES
SERES ESPECIALES
LA PASION Y ESTIGMAS DE LA VIRGEN MARIA
EL MISTERIO DE LAS 7 PALABRAS DE CRISTO
EL MISTERIO DE LA EUCARISTIA
EL PURGATORIO
TE SIENTES DECAIDO?
SIGUE ADELANTE
DIVINA MISERICORDIA
EL INFIERNO
PLAN OCULTO - NEW AGE
VIA CRUCIS IMAGENES
MENSAJES DE MI MADRE CELESTIAL
LAS 7 LEYES METAFÍSICAS
GENIOS DE LA LUZ
INVOCACIÓN A LOS ÁNGELES
ECOSISTEMA
EL MISTERIO DEL ADVIENTO Y LA NAVIDAD
MÁS LEYENDAS E HISTORIAS
FÍSICA CUÁNTICA EN LA SALUD
PERDÓNAME
ALGUNOS DE MIS POEMAS Y FRASES
MIS ENLACES FAVORITOS
MÍSTICA CRISTIANA
JERARQUIA DE ANGELES
FONDOS DE PANTALLA
IMAGENES DE JESUS
LA MISERICORDIA Y EL PERDÓN
MIS HISTORIAS
MISIONES DE LOS ÁNGELES DE LUZ
FRASES CÉLEBRES
IMAGENES DE ANGELES
PARA SER FELIZ
NO AL ABORTO
MISTERIOS DE LA LUZ
EL MISTERIO DE LOS ÁNGELES
MENSAJE DE JESUS :
VIDEO REAL GRITO DEL SILENCIO
PUNTUALIDAD, CALIDAD Y DISCERNIMIENTO
EL VALOR DEL CARÀCTER Y EL TALENTO
IMAGEN
MENSAJE DE JESUS :

Mensaje de Jesús de Nazaréth, a José-Luis Manzano García, el día 8 de Enero de 2006, en Talavera de la Reina. TOLEDO.

(Mensaje privado con orden a hacerse público).

+++ DEBEN DESPERTAR AL HOMBRE +++
El Maestro: Ave María purísima.

El Maestro: Paz a ti, hijo mío.

He aquí porqué Yo languidezco de amor por obtener un latido de amor de mis criaturas. ¡Oh!, si quieres ponerme contento, ama mi amor repudiado, desconocido, despreciado.

Mi nombre es "AMOR", Amor que lo da todo. Dios-Amor, ¿porqué no reconocerme como tal?. ¿Ves, pequeño, cómo me abandono en tí, cómo me desahogo contigo?. Sé perfectamente con cuánta exactitud transmitirás a los humanos mis mensajes de Amor. ¡Cuídalos!.

Lo has comprobado, han empezado a difundirse, aunque no en la forma correcta, no diciendo el origen correcto, no el medio exacto.

¡Ay, hombres!. ¿Hasta cuándo tendré que sufrirlos?. ¿Por qué ese afán de acaparar lo ajeno, aún cuando se traten de mis mensajes?.

Todo lo que has ido recibiendo, dará mucha alegría a mi Corazón el día de mañana. Contempla la Creación, y sobre todo las flores de los campos.

Dos flores no son iguales entre sí, y a cada una de ellas le he dado belleza y perfume propio. Lo mismo en el firmamento, dos estrellas no se parecen, y en la planicie dos granos de arena, o dos caracoles se diferencian entre sí.

Ha pasado sobre el mundo un gran incendio de odio y destrucción, pero Yo recobraré mi sitial porque he vencido al pecado y a la muerte.

¡Oh esposa amada, oh Iglesia Mía!.

La soledad y el abandono sobre la Cruz fueron como una muerte redoblada. ¡Un corazón sensible sufre tanto por el abandono de aquéllos que ha amado!. No vi donde buscar un corazón amigo y fiel.

Cielo y Tierra se conjuraron contra el hombre, víctima del pecado.Si, mi Iglesia se ha ocultado como en todos los tiempos por falta de fe en Mí, en mis palabras. ¡Tantos desertores en mis filas por falta de fé!.

¡Cuántas quiebras ahora y entonces!. Todo por falta de fé.

Pero he dejado escrito, y ahora escríbelo tú de nuevo, si por casualidad los hombres hubieren perdido el Evangelio: Bienaventurados los que han creído sin haber visto. La que salva es la fe. Si hubiera más fé en mi Iglesia, el dragón infernal no obtendría tantas victorias.

Pero la ciencia es el engaño del hombre moderno, y su perdición. La ciencia matemática que muestra la evidencia de los hechos, es al mismo tiempo la destrucción de las almas y de los pueblos.

Todo está matemáticamente demostrado, y hasta un ciego tiene que rendirse a ciertas demostraciones, en tanto que la fe hace andar en la oscuridad. Es duro, por lo mismo, creer en Mí.

Se pretende indagar, descubrir y, si fuera posible, leer hasta el pensamiento de Dios. Todo toma el nombre de "progreso", de "puesta al día", y es menester que Dios se ponga en guardia repitiéndose a sí mismo.

¡Estemos atentos!. El hombre ha puesto la mano sobre el fruto prohibido y quiere llegar a ser Dios también él; creando otras vidas y quitando la vida.

¡Oh, amadísimo hijo, saturado de oprobios y triturado está mi Corazón!. ¿Qué más debía hacer y no lo he hecho para salvaros?. Si he faltado en algo, en cuanto a vosotros, quisiera saberlo.

Me he dado a Mí mismo y sigo dándome en perpetuo sacrificio, pero parece que no basta. Podría llamar la atención del hombre con el castigo..., pero, no.

Soy Dios-Amor. Dios que salva lo que se ha perdido. La victoria será mía. Confundiré el mal con el bien, la perfidia con la bondad y el perdón.

Lo olvidaré todo para comenzar todo de nuevo. Renovaré el mundo. Pero, antes que el mundo, renovaré la Iglesia, a mis Ministros..., mis Almas Consagradas,... mis esposas.

Daré a la Iglesia un rostro nuevo, fresco, juvenil. Se pondrá vestidos nupciales, la adornaré con piedras preciosas y se presentará pulcra y rejuvenecida en el camino de los siglos.

La seguirán mis Ministros, ornamento indiscutible de Verdad de fé, y mis verdaderas Esposas, castas y modestas.

"La Nueva Jerusalén cantará el himno de la liberación, como en los tiempos del Antiguo Testamento. Cantará el Exsultet."

Pero, hijo mío, todo esto es tan deseable como comprometedor, porque he creado al hombre libre y tengo necesidad de cooperación de los buenos para renovar el mundo. Un poco mas de fé bastará para volver a encender en el corazón del hombre, el amor que todo lo puede.

No esperaré el Cielo para recompensaros por este trabajo, pero, si bien por breve tiempo, les daré también aquí abajo la recompensa.

Es el tiempo en el que la caridad se ha enfriado en el mundo.

Es también el tiempo de la renovación. Así como de un borrascoso invierno asoma la dulce y suave primavera para despertar las cosas dormidas, la creación entera se despertará al nuevo soplo de vida que le hará salir del letargo de un mundo viejo.

Nuevas las generaciones, nueva la Iglesia en su mas lozano renacer de una eterna juventud en la perenne Caridad de su Fundador. Todo un mundo nuevo de paz, de concordia y de amor, como alabanza eterna a Dios.

Tal será el mundo renovado en el sacrificio de los dolores del parto.

Yo que soy tu Dios, tu Creador, te necesito, mi criatura, para hacer llegar este mensaje. Así lo hacía en otros tiempos con mis Profetas.

Soy belleza increada, bondad infinita, Misericordia sin número, perdón nunca conocido y amor incomprensible a cualquier mente humana.

Te elijo, porque tú me buscas constantemente, y de quien me busca constantemente me hago encontrar. No me oculto a quienes escogen mi compañía.

Amarme siempre más y siempre mejor. No mirar, sino a Mí. No escuchar, sino a Mí. No amar, sino a Mí. No servir, sino a Mí. Consolarme en la penas, compartirlas Conmigo. Entregarte a Mí.

Hijo mío, la pena de las penas son los Sacerdotes indignos. Hay tantos y se multiplica su número. Recibe esto para que se sepa, para que se lea.

Un corazón dividido no está hecho para Mí. Soy esposo celoso, reclamo enteramente para Mí el corazón del alma esposa. La santidad perfecta consiste en no querer rehusar nada al Amor.

Quiero que ofrezcas tus dolores, tus trabajos, tus oraciones, las comuniones de esta semana, en reparación por las almas religiosas, hombres y mujeres. Por los sacerdotes, para que no se incremente más en el mundo el número de estas almas religiosas que van divagando como si nada.

Los Sacerdotes que toman la copa de los placeres y no dejan de beberla hasta la última gota. ¡No era ésta la reforma que proponía la Iglesia!.

"Deben despertar al hombre a fin de que tome conciencia de que está por perecer este mundo tan inmerso en la inmoralidad y en el pecado, y que, sin embargo, se encuentra feliz tal como está."

Hay que sacudirlo, despertarlo de su letargo de tal forma que pida ayuda, que se vuelva a Mí. Encended en el mundo un inmenso fuego, encended las velas una a una como se hace en la Vigilia Pascual, tomando la llama de Mí, la Verdadera Luz del Mundo.

He creado el mundo, y he creado también el árbol que me habría de proporcionar el madero de mi Cruz. He creado y cultivado la zarza que me habría de dar las espinas de Mi corona real. Sepulté en las entrañas de la tierra el hierro con el que se habrían de forjar mis clavos.

¡Oh, misterio de incomprensible amor!.He creado un nido para el pájaro, una guarida para la fiera, para el rico un palacio, para el obrero una casa, una cuna para el niño, un asilo para el anciano.

Cuando vine en persona a visitar mi Tierra, no hubo lugar para Mí en las posadas del mundo. Era una noche fría, helada, aquella noche de mi Venida a los hombres.

Vine a los hombres, pero los hombres no me conocieron. No había lugar para Mí. ¿Y ahora?... En estos tiempos deben ser antorcha o no ser nada, fuera la mediocridad. El mundo tiene la necesidad de calor, de heroísmo.

Solo el amor puede salvar al mundo. Oh, hombre, ¿quién eres?. La viva imagen de aquél que viene a visitarte; y tú le cierras la puerta en la cara. Te has vendido al extranjero, has hecho una triste alianza.

Su pueblo elegido, hoy está hastiado del maná del cielo, añora las cebollas de Egipto y siempre hace alianza con el extranjero, fabrica becerros de oro, se postra y los adora.

Ni aún mi Iglesia tiene ya conciencia de mi Presencia, porque si la tuviera, las cosas no irían así. No se dan cuenta ni siquiera aquéllos que, con el poder de su eterno sacerdocio, me hacen bajar del Cielo.

¿No soy en verdad el eterno repudiado, el eterno incomprendido?.

Ámame, ámame mucho. Todo lo demás es mío, "los Cielos y la Tierra, y cuantos habitan en ella". Solo el amor de mi criatura no es mío, y es lo que Yo busco. Paz a ti, hijo mío.

Ave María Purísima. Adiós, hijo mío.

imagen